“Las alianzas antiglobalistas de derecha-izquierda son los mayores oponentes del Liberalismo 2.0”. Entrevista a Aleksandr Dugin por Manuel Ochsenreiter.

Print Friendly, PDF & Email

Profesor Dugin, en su último ensayo escribió sobre el “Liberalismo 2.0”. ¿Está cambiando el liberalismo?

¡Por supuesto! Toda ideología está sujeta a cambios constantes, incluido el liberalismo. En este momento estamos presenciando un cambio dramático en el liberalismo. Ahora se está volviendo aún más peligroso, aún más destructivo.

¿Cómo se puede siquiera reconocer ese cambio?

Podemos observar un cierto “rito de iniciación”. Como tal, interpreto la situación en la que culminó la presidencia de Donald Trump, es decir, su caída de la mano de la élite globalista, representada por Joe Biden. Esto no es más que un “rito de iniciación”, encarnado por desfiles gay, levantamientos de BLM, ataques imperialistas LGBT+, el levantamiento mundial del feminismo extremo y la espectacular llegada del posthumanismo y la tecnocracia extrema. Hay profundos procesos intelectuales y filosóficos detrás de todo esto. Y estos procesos tienen un impacto en la cultura y la política.

Usted escribe que el liberalismo se ha vuelto “solitario”…

El liberalismo moderno parece haber perdido a sus enemigos después del colapso de la Unión Soviética. Esto es fatal para esta ideología, ya que se define principalmente por su demarcación. En mi “Cuarta Teoría Política”, el liberalismo se define como la primera teoría para luchar contra los dos “enemigos principales”: el comunismo (segunda teoría) y el fascismo (tercera teoría). Ambos habían desafiado al liberalismo: porque el liberalismo pretende ser la teoría más moderna y progresista. Pero tanto el comunismo como el fascismo hicieron la misma afirmación. En 1990, el comunismo y el fascismo fueron considerados derrotados.

A esto se le suele llamar el “momento unipolar” (Charles Krauthammer) y fue prematuramente, como sabemos ahora, incluso elevado por Francis Fukuyama al “fin de la historia”. En la década de 1990, sin embargo, parecía que el liberalismo ya no tenía oponentes. Las alianzas antiliberales más pequeñas y florecientes de derecha, izquierda y “nacional bolcheviques” no fueron un desafío real. La ausencia de sus “enemigos” para el liberalismo también significaba que había perdido su autoafirmación. Aquí vemos muy claramente la “soledad”, a la que por supuesto no me refiero en un sentido melancólico. Por tanto, la transición al Liberalismo 2.0 con un “nuevo impulso” era casi inevitable.

¿Cómo describiría eso?

Tuvo que regresar un oponente. Pero en realidad solo se ofrecieron las alianzas débiles y antiliberales que pueden describirse como ” nacional bolcheviques “, incluso si los mismos así llamados movimientos no lo ven de esa manera. Quizás sea más comprensible si se dividen los nuevos campos políticos en globalistas (Liberalismo 2.0) y antiglobalistas. No hay que olvidar: el Liberalismo 1.0 no se “reformará”, también se convertirá en el “enemigo” del Liberalismo 2.0. Quizás incluso podamos hablar de una “mutación”. Porque también hay liberales a la antigua que ahora se sienten más atraídos por el campo de los antiglobalistas porque rechazan el individualismo ilimitado, hedonista y total del Liberalismo 2.0.

Entonces, ¿liberales contra liberales?

El liberalismo 2.0 puede verse como una especie de “quinta columna” dentro del liberalismo. Y el nuevo liberalismo es brutal e inflexible, ya no discute, no invita al debate. Es una “cultura de cancelación”, estigmatiza a sus oponentes, los excluye. Los “viejos” liberales también son víctimas de esto, como se puede ver casi con regularidad en la Europa actual. ¿Quiénes son las víctimas de la “cultura de la cancelación”? ¿Quizás fascistas o comunistas? La mayoría de las veces son los artistas, periodistas y autores que han estado completamente inmersos en la cultura oficial, pero que ahora son atacados repentinamente. El liberalismo 2.0 deja que el martillo gire en círculos.

Su país, Rusia, es visto hoy como un gran oponente del globalismo, especialmente bajo el presidente Vladimir Putin…

El resurgimiento de la Rusia de Putin puede entenderse como una nueva mezcla de la estrategia de estilo soviético de política antioccidental y nacionalismo ruso tradicional. Por otro lado, el fenómeno de Putin sigue siendo un misterio, incluso para nosotros, los rusos. Ciertamente, se pueden reconocer elementos “nacional bolcheviques” en su política, pero también muchos elementos liberales. Por cierto, esto también se aplica al fenómeno chino. Aquí vemos nuevamente al comunismo chino especial mezclado con el nacionalismo chino perceptible. Lo mismo puede decirse del crecimiento del populismo europeo donde la distancia entre la izquierda y la derecha está desapareciendo cada vez más hasta el punto de la creación simbólica de la alianza izquierda-derecha en el gobierno italiano: estoy hablando del acuerdo entre la “Lega Nord” (populista de derecha) y el movimiento “5 estrellas” (populista de izquierda).

Las alianzas de “izquierda-derecha” que menciona solo existieron durante un cierto período de tiempo, a menudo volvieron a pelearse entre sí más que con el centro liberal…

Ese es un punto clave. Dado que las alianzas antiglobalistas de derecha-izquierda son los mayores oponentes del Liberalismo 2.0, debe luchar constantemente contra ellas, mantenerlas pequeñas y también infiltrarse en ellas. Si la izquierda y la derecha antiglobalistas en Europa luchan entre sí más que con el centro, entonces el liberalismo 2.0 es un tercero que se ríe. Es más: hay incluso una cierta tendencia por parte de los marginales a pactar con el centro en la lucha contra el otro marginado. Creo que se puede ver una situación así en todos los países europeos. Así, el globalismo fragmenta el campo de sus oponentes e impide una alianza posiblemente poderosa.

¿Cómo podría lucir esa “alianza poderosa”?

Si Putin de Rusia, Xi Jinping de China, los populistas europeos y los movimientos antioccidentales en el Islam, las corrientes anticapitalistas en América Latina y África hubieran sido conscientes de que se oponen al globalismo liberal desde una posición ideológica algo unida y hubieran adoptado como base el populismo de izquierda/derecha e integral, esto habría aumentado considerablemente su resistencia e incluso multiplicado su potencial. Entonces, para no permitir que esto suceda, los globalistas no han dejado piedra sin mover para evitar cualquier movimiento ideológico en esta dirección.

En su ensayo se refiere a Donald Trump como una suerte de partera del Liberalismo 2.0. ¿Qué quiere decir con eso?

Ya lo he dicho: una ideología política no puede existir si se borra el “antagonismo amigo-enemigo”. Pierde su identidad. No tener más enemigos es suicidarse ideológicamente. Entonces, un enemigo externo oscuro e indefinido no fue suficiente para justificar al liberalismo. Al demonizar a la Rusia de Putin y la China de Xi Jinping, los liberales ya no podían ser convincentes. Más que eso: la asunción de la existencia de un enemigo ideológico formal y estructurado fuera de la zona de influencia liberal (democracia, economía de mercado, derechos humanos, tecnología universal, red total, etc.) después del inicio del momento unipolar en los primeros años de la década de 1990 a nivel mundial habría sido equivalente a reconocer un grave error. Lógicamente, tenía que aparecer un enemigo desde dentro. Esta fue una necesidad teórica en el desarrollo de los procesos ideológicos durante la década de los noventa.

Este enemigo de dentro apareció justo a tiempo, en el momento exacto en que más se necesitaba. Y tenía un nombre: Donald Trump. Encarnaba la frontera entre el liberalismo 1.0 y el liberalismo 2.0. Inicialmente, se intentó establecer una conexión entre Trump y el “Putin rojipardo”. Esto dañó seriamente a la presidencia de Trump, pero fue ideológicamente inconsistente. No solo por la falta de relaciones reales entre Trump y Putin y el oportunismo ideológico de Trump, sino también porque el propio Putin es, de hecho, un realista muy pragmático.

Al igual que Trump, Putin es un populista de encuestas y, al igual que Trump, es más probable que sea un oportunista sin interés real en una cosmovisión. El escenario alternativo que presenta a Trump como un “fascista” es igualmente ridículo. Debido a que ha sido utilizado por sus rivales políticos con demasiada frecuencia, le ha causado problemas a Trump, pero también ha sido inconsistente. Ni el propio Trump ni su gabinete consistía de “fascistas” o representantes de cualquier tendencia extremista de derecha, las cuales habían sido marginadas hace mucho tiempo en la sociedad estadounidense y solo existían como una especie de cultura kitsch o marginal libertaria extrema.

¿Cómo se puede clasificar finalmente a Trump?

Dugin: Trump fue y es un representante del Liberalismo 1.0. Si dejamos de lado todos los regímenes extranjeros que se oponen a la ideología liberal en su práctica política, solo habrá un verdadero enemigo restante del liberalismo: el liberalismo mismo. Entonces, para avanzar, el liberalismo tuvo que realizar una “limpieza interna”. Y es precisamente este viejo liberalismo el que se ha identificado con la figura simbólica de Donald Trump. Fue el enemigo máximo en la campaña electoral de Joe Biden, quien defiende el nuevo liberalismo 2.0. Biden habló del “regreso a la normalidad”. El liberalismo 1.0 – nacional, capitalista, pragmático, individualista y hasta cierto punto libertario – fue declarado así una “anormalidad”.

El liberalismo se centra en el individualismo, es decir, el ser humano individual. Otras ideologías hablan en términos de colectivos como el pueblo o la clase. ¿Qué hace el liberalismo 2.0?

Correcto. La figura del individuo juega el mismo papel en la física social del liberalismo que el átomo en la física científica. La sociedad está formada por átomos/individuos, que son la única base real y empírica para las posteriores construcciones sociales, políticas y económicas. Todo se puede reducir al individuo. Esa es la ley liberal. De modo que la lucha contra todo tipo de identidad colectiva es el deber moral de los liberales, y el progreso se mide en función de si esta lucha tiene éxito o no.

Una mirada a las sociedades occidentales muestra que la lucha tuvo un gran éxito…

En ese momento, cuando los liberales comenzaron a darse cuenta de este escenario, a pesar de todas sus victorias, todavía había algo colectivo, una especie de identidad colectiva olvidada que también necesitaba ser destruida. ¡Bienvenidos a la política de género! Ser hombre y mujer significa compartir una identidad colectiva que dicta fuertes prácticas sociales y culturales. Este es un nuevo desafío para el liberalismo. El individuo debe liberarse del sexo biológico, ya que este último todavía se ve como algo objetivo. El género debe ser puramente opcional y verse como consecuencia de una decisión puramente individual.

La política de género comienza aquí y cambia la naturaleza misma del concepto de individuo. Los posmodernistas fueron los primeros en demostrar que el individuo liberal es una construcción racionalista masculina. Simplemente igualar las oportunidades y funciones sociales para hombres y mujeres, incluido el derecho a cambiar de género a voluntad, no resuelve el problema. El patriarcado “tradicional” aún sobrevive al definir la racionalidad y las normas. De ahí que se haya concluido que la liberación del individuo no es suficiente. El siguiente paso consiste en la liberación del ser humano o más bien de la “entidad viviente” del individuo.

Ahora se acerca el momento del reemplazo final del individuo por la entidad de género opcional, una especie de identidad en red. Y el paso final eventualmente será reemplazar a la humanidad con seres espeluznantes: máquinas, quimeras, robots, inteligencia artificial y otras especies de ingeniería genética. La línea divisoria entre lo que todavía es humano y lo que ya es poshumano es el principal problema del cambio de paradigma del Liberalismo 1.0 al Liberalismo 2.0. Trump fue un individualista humano que defendió el individualismo en el viejo estilo del contexto humano. Quizás fue el último de su especie. Biden es un representante de la llegada de la poshumanidad.

Hasta ahora, todo parece una marcha tranquila para la élite globalista. ¿Se puede contrarrestar eso?

Uno no puede evitar darse cuenta de que tanto el nacionalismo como el comunismo antiguos han sido derrotados por el liberalismo. Ni el populismo antiliberal de derecha ni de izquierda puede ganar hoy la victoria sobre el liberalismo. Para poder hacer esto, tendríamos que integrar la izquierda antiliberal y la derecha antiliberal. Pero los liberales en el poder están muy atentos a esto y siempre tratan de prevenir cualquier movimiento en esta dirección de antemano.

La miopía de los políticos y grupos radicales de izquierda y derecha solo ayuda a los liberales a implementar su agenda. Al mismo tiempo, no debemos ignorar el creciente abismo entre el Liberalismo 1.0 y el Liberalismo 2.0. Parece como si la limpieza interna de la modernidad y la posmodernidad estuviera conduciendo ahora a un castigo brutal y a la excomunión de nuevas especies de seres políticos; esta vez se está sacrificando a los mismos liberales.

Aquellos que no se consideran parte de la estrategia del Gran Reinicio y del eje Biden-Soros, aquellos que se niegan a disfrutar de la desaparición final de la buena vieja humanidad, los buenos viejos individuos, la buena vieja libertad y la economía de mercado. No habrá lugar para ninguno de estos en el Liberalismo 2.0.

Se volverá posthumano, y cualquiera que cuestione un concepto tan novedoso será bienvenido a la Unión de Enemigos de la Sociedad Abierta.

Y entonces nosotros, los rusos, podremos decirles: “Llevamos décadas aquí y nos sentimos más o menos en casa. ¡Así que les damos la bienvenida al infierno, novatos! ” Cada partidario de Trump y republicano común ahora es visto como una persona potencialmente peligrosa, tal como lo hemos sido durante mucho tiempo. ¡Dejemos que los Liberales 1.0 se unan a nuestras filas! Para hacer esto, no es necesario volverse antiliberal, filocomunista o ultranacionalista. ¡Nada de eso! Todos pueden mantener sus viejos prejuicios todo el tiempo que quieran. La “Cuarta Teoría Política” presenta una posición única donde la verdadera libertad es bienvenida: la libertad de luchar por la justicia social, ser un patriota, defender el Estado, la iglesia, el pueblo, la familia y seguir siendo un ser humano.

(Traducción de Gonzalo Soaje, gonzalosoaje@ignaciocarreraediciones.cl)

Títulos relacionados: