Proteccionismo e industrialización – La teoría económica de Mihail Manoilescu. Por Bogdan C. Enache

Print Friendly, PDF & Email

(Nota del editor: Mihail Manoilescu (1891-1950) fue un economista rumano muy influyente en el espacio de los países de la periferia, incluidas Europa del Este y Latinoamérica, en especial Brasil, a comienzos del siglo 20. Sus ideas sobre el desarrollo de la industria nacional y el proteccionismo estratégico claramente contradicen la ortodoxia neoliberal imperante, pero el entorno en que se generaron y debatieron aún tiene muchas similitudes – y, por ende, relevancia – con la situación de los Estados que actualmente buscan navegar un sistema económico global de intercambios asimétricos, explotación comercial y coartación de soberanía tanto a manos de los actores nacionales y transnacionales como entidades multilaterales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional).

(Traducción de Gonzalo Soaje, gonzalosoaje@ignaciocarreraediciones.cl)

Fuera de Brasil y Rumania, Mihail Manoilescu es esencialmente un economista olvidado, e incluso en este último, cuando se menciona su nombre, generalmente se le enseña como teórico del comercio o proteccionista, aunque es un teórico del desarrollo, el crecimiento, el comercio y la planificación industrial, todo en uno. Endefinitiva, fue esencialmente un teórico macroeconómico implícito (1) en un momento en que la macroeconomía recién se establecía como disciplina. Lo poco que asimiló de él la economía anglosajona de la posguerra sucedió indirectamente y casi por casualidad, a través de economistas fuera de la corriente principal de Paul Samuelson que, tal vez debido a sus posturas ideológicas “contaminadas”, o debido a la poca atención que se le dio a Rumania después del establecimiento del régimen comunista, rara vez mencionaban su nombre, como la teoría de las trampas del desarrollo de Paul Rosenstein-Rodan o la teoría de los ciclos de dependencia de las mercancías de Raúl Prebisch (*), a pesar de que en la década de 1930, Manoilescu tenía una enorme influencia intelectual y política. En ese entonces, él era una especie de ícono intelectual para el grupo de economías menos desarrolladas de las instituciones de Ginebra – el naciente Fondo Monetario Internacional (FMI)/Banco Mundial/Organización Mundial del Comercio (OMC) de la época de la Liga de Naciones – contra la ortodoxia de la economía política de la época, así como un orador habitual en conferencias al estilo de Davos organizadas por los regímenes de António de Oliveira Salazar (2), Benito Mussolini (3) y también el de Adolf Hitler (4)

Keynes de los pobres 

Aunque rara vez se establece la conexión, su teoría tiene más en común con la de John Maynard Keynes que con el pensamiento proteccionista anterior. En la macroeconomía de Keynes, que se aplica a las economías industrializadas o desarrolladas, la teoría clásica del equilibrio de oferta y demanda es refutada por la existencia de recursos no utilizados, de pobreza en medio de la abundancia. En la teoría de Manoilescu, un programa proteccionista de industrialización de gran impulso que rompe con las limitaciones aparentes como la ventaja comparativa se basa en la existencia de recursos subutilizados, de abundancia en medio de la pobreza. Mientras Keynes tenía que abordar el problema del desempleo masivo en las sociedades industrializadas, Manoilescu se estaba centrando en el subempleo masivo en las sociedades agrarias, que también se estaba convirtiendo en un riesgo político dadas la educación y expectativas crecientes (de hecho, el movimiento en Rumania (**) al que se acercó en la última parte de su carrera fue, en esencia, una revuelta de la primera generación de campesinos con educación universitaria, una consecuencia de la división rural-urbana más que de una división urbana-urbana, que corresponde perfectamente a lo que Samuel Huntington definirá más tarde, sin referirse nunca a Rumania, como “revoluciones rojiverdes” simultáneas en sociedades cambiantes). El comercio era más esencial para Manoilescu que para Keynes, porque para una economía predominantemente agraria, especialmente una que sufría de inflación de guerra, como la de Gran Bretaña, pero a la que también le robaron sus reservas de oro, las exportaciones de productos básicos a las economías industriales eran esenciales para mantener la estabilidad monetaria. No debe olvidarse que, en la cima de su influencia, Manoilescu era, si no un teórico monetario que trabajaba para la administración colonial británica en la India como Keynes, al menos un practicante monetario, como gobernador del Banco Nacional de Rumania. En una economía donde las importaciones consistían principalmente en bienes industriales, ya sea para inversión de capital o para el consumo conspicuo al estilo Veblen de la clase rica, la demanda y la volatilidad de los precios de los productos agrícolas en los países industriales importadores impactaron negativamente en la estabilidad monetaria del país exportador. En consecuencia, la industrialización a través de la sustitución de importaciones y el proteccionismo promovido por la teoría de Manoilescu no solo tuvo una dimensión de crecimiento y desarrollo, sino también monetaria.   

Libre comercio en declive 

Mihail Manoilescu

El interés de Manoilescu por la industrialización y los aranceles como medio para lograrlo no es original. Tras la era Cobden-Chevalier de los acuerdos de libre comercio a mediados del siglo 19,, Europa se estaba moviendo hacia políticas arancelarias mucho antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Aunque no fueron oficialmente independientes hasta 1877, los Principados rumanos, luego los Principados Unidos de Rumania y luego simplemente el Principado de Rumania no solo participaron, aunque a menudo ex oficio, en la ola de libre comercio de Manchester, sino que en realidad fueron una especie de cuna de la política del laissez faire, tanto es así que hasta el día de hoy algunos historiadores hablan de un gran experimento de modernidad aplicado por primera vez en dichas tierras. Siendo oficialmente estados vasallos del Imperio Otomano, pero bajo la protección compartida de las grandes potencias de la época, y después de 1859 prácticamente independientes, la política de libre comercio irrestricto en las tierras rumanas no solo era conveniente para las potencias rivales sino, al menos, en este período de formación de un Estado nacional, también para las élites rumanas, que lo internalizaron después del desmantelamiento del monopolio comercial otomano en 1828 y también lo vieron como una garantía de seguridad, especialmente dada la creciente importancia de la ruta marítima del Danubio, que dio origen a la primera institución internacional permanente: la Comisión del Danubio. Así, el primer y único príncipe-gobernante de los Principados Unidos de Rumania, Alexandru Ioan Cuza, pudo declarar en el Parlamento en virtualmente completa armonía tanto con los liberales de 1848 como con la oposición conservadora, que el país se opone a todos los regímenes proteccionistas, ya que la batalla de política económica real de la época era la redistribución de la propiedad de la tierra. Sin embargo, en las décadas posteriores a la independencia del país y la proclamación de un reino, en toda Europa la ideología del libre comercio alcanzó su cenit y comenzó a perder terreno. En Rumania, este giro en la política, de un régimen de libre comercio a una protección moderada, comenzó con la ley general de aranceles de 1886, renovada y mejorada por la ley general de aranceles de Costinescu de 1906. Esta política establecida, junto con su formación saint-simoniana, convirtió a Manoilescu en uno de los principales promotores de la industrialización en el país: un neoliberal (¡sic!) en el vocabulario político de la época, es decir, un liberal que creía en usar el Estado para lograr el progreso económico, a diferencia de los viejos liberales (5) que todavía se aferraban al libre comercio y una política relativamente no intervencionista, que en la Rumania de entreguerras terminó poniéndose del lado del Partido Nacional Campesino en lugar del Liberal. Este fue el caso de Gheorghe Tașcă, el crítico más serio de Manoilescu en Rumania. En su opinión, y la de otros economistas del Partido Nacional Campesino como Virgil Madgearu, una política de proteccionismo para acelerar la industrialización sería perjudicial para la población agraria y evitaría o retrasaría la modernización del sector porque los agricultores tendrían que pagar un mayor costo para adquirir herramientas. 

“[L]a protección a corto plazo impone un costo a corto plazo para el consumidor por un beneficio nacional a largo plazo; a largo plazo, por así decirlo, debería pagarse por sí mismo”.

Guerra comercial con Austria-Hungría

Los aranceles de 1886 fueron el resultado de una guerra comercial prolongada con Austria-Hungría después de la firma de una Convención de Libre Comercio en 1876 sobre el movimiento de ganado. Aunque el acuerdo redujo los aranceles y tenía una cláusula de libre tránsito mutuo, no contenía regulaciones no arancelarias como regulaciones veterinarias y las autoridades de Viena utilizaron esta deficiencia para prohibir las exportaciones de ganado rumano, diezmando la industria y ayudando a convertir el sector agrícola rumano de uno exportador de ganado uno a uno productor de granos. Pero los aranceles de 1886 también se basaron en el argumento de la industria incipiente, ahora bastante dominante, de crear un mercado para la producción industrial nacional. De acuerdo con el argumento de la industria naciente al estilo de la Friedrich List, los aranceles seguían siendo un costo irrecuperable para los consumidores, pero un costo irrecuperable temporalmente necesario para que un negocio o una industria surgieran donde no los había frente a una competencia devastadora y no siempre justa. En resumen, el argumento arancelario de la industria naciente era que sin él no habría un mercado de tamaño suficiente para hacer que la construcción de una fábrica fuera más rentable que la importación de bienes industriales, pero una vez que la fábrica está en funcionamiento, en otras palabras, cuando la industria madura, el arancel, que básicamente cubría el costo de la inversión fija en la nueva industria, ya no es necesario y los bienes de consumo producidos pueden ser a partir de entonces incluso menos costosos que los importados. Por lo tanto, la protección a corto plazo impone un costo a corto plazo para el consumidor por un beneficio nacional a largo plazo; a largo plazo, por así decirlo, debería pagarse por sí mismo.

De acuerdo con la industria naciente y la política desarrollista incipiente, los aranceles generales de 1886 y 1906 no fueron medidas proteccionistas burdas. Incorporaron exenciones para la importación de maquinaria y otros bienes de capital necesarios para invertir en las instalaciones productivas nacionales y fueron acompañadas de leyes que facilitaban el acceso al crédito (otro tema en las economías menos desarrolladas) a los aspirantes a empresarios, que sin embargo podrían ser abusados ​​y crear una relación clientelista y corrupta entre política, burocracia y negocios. Este conjunto de la industria de la promoción de políticas comerciales, fiscales y de crédito, que ya estaba en vigor desde fines del siglo 19, forma el fondo de la teoría de Manoilescu. Pero su teoría, aunque puede ser vista como una sistematización de la política rumana establecida – del Partido Liberal, en particular – de principios del siglo 20, va más allá de los argumentos proteccionistas anteriores en algunos aspectos importantes.   

Programa de Vintilă Brătianu 

El responsable de la formulación de políticas económicas más influyente en la Rumania de principios del siglo XX fue Vintilă Brătianu, de la familia Brătianu que prácticamente presidió sucesivamente el Partido Liberal Nacional desde su creación hasta la década de 1930. Es el autor del programa económico liberal cuyo lema electoral plasmó lo esencial con elegante y duradera concisión, “A través de nosotros”. Si bien Manoilescu era un funcionario de bajo nivel, cuyos antecedentes familiares estaban vinculados al movimiento socialista que en 1899 se unió al Partido Liberal Nacional como una facción autónoma, Vintilă Brătianu era el hombre político y financieramente bien conectado a cargo del desarrollo de la industria rumana. Un país agrario, por la proporción de la ocupación de la población y la producción nacional, Rumania también era un país rico en recursos naturales, especialmente en los recursos naturales que entonces estaba a la vanguardia del desarrollo industrial como el petróleo. El lema del Partido Liberal se refería ante todo a un debate sobre la mejor forma de promover el desarrollo de estos recursos. El Partido Conservador, que pronto será reemplazado, con la introducción del sufragio universal masculino en 1917, por el Partido Nacional Campesino como el segundo partido más grande, estaba más inclinado a una política de laissez faire, como muestra el compromiso de la Ley de Minería de 1895, que en el programa del Partido Nacional Campesino se conoció como la “Política de Puertas Abiertas”. Esto significó permitir una inversión extranjera desenfrenada, ya que convenía a los intereses de su electorado agrario orientado a la exportación, mientras que los liberales promovían una serie de políticas tributarias y regulatorias (cuotas de propiedad de capital, cuotas de representación de nacionalidad de la gerencia, etc.), que culminaron con un artículo constitucional de 1923 que establecía la propiedad pública de los recursos subterráneos, diseñado para que el gobierno rumano y los dueños rumanos de la industria de explotación de recursos desempeñaran un papel importante.  

Conexión socialista 

La teoría de Manoilescu es tanto el producto del pensamiento y las políticas económicas liberales de la época como el producto de los debates socialistas locales. El principal teórico socialista a fines de la Rumania del siglo 19, un país que contó con una comunidad falansterio de estilo Fourrier (***) ya en 1830, era un hombre llamado Constantin Dobrogeanu-Gherea, uno de los fundadores del Partido de Rumania de los Trabajadores Socialistas Democráticos (1893 ), cuya gran originalidad fue que advirtió que la teoría económica marxista ortodoxa no se ajustaba del todo a los hechos de países como Rumania, porque en lugar de un gran proletariado oprimido como en Alemania, se podía encontrar un gran campesinado oprimido cuya conciencia de clase funcionaba de manera diferente de la de los trabajadores (David Mitrany, teórico británico de las relaciones internacionales nacido en Rumania a mediados del siglo 20 , escribirá más tarde que la existencia de este gran campesinado, dotado de propiedad de la tierra, en países como Rumania o Polonia, para el caso, era precisamente lo que hizo que la revolución bolchevique fuera poco atractiva allí). El enfoque de Manoilescu en el producto agregado del valor-trabajo y su distribución, aunque filtrado a través de David Ricardo, se remonta a estos debates socialistas rumanos y liberales de izquierda sobre el campesinado. El clímax se alcanzó en la década posterior al levantamiento campesino de 1907 contra los terratenientes que a menudo alquilaban sus propiedades a administradores, que en muchas partes del país tuvo que ser reprimidos por los militares. El campesinado rumano prendió fuego al campo, derrocó a un gobierno conservador, un número aún sin determinar de muertos estimado en miles y la agitación llegó a los titulares de las noticias del mundo. Con la generación de Mihail Manoilescu, el campesinado rumano entrará en la teoría económica.  

La Rumania posterior a 1918 aumentó significativamente el alcance de la política de desarrollo industrial del Partido Liberal Nacional. Aunque el país más que duplicó su territorio, seguía siendo una nación agraria. La unificación integró algunas provincias un poco más industrializadas gobernadas por los austrohúngaros, así como una provincia virtualmente sin industria gobernada anteriormente por Rusia, dejando al país, en general, igual que antes. Sin embargo, su potencial económico y sus ambiciones eran mucho mayores. 

Desorden económico internacional 

Manoilescu desarrolla su teoría en este contexto rumano de posguerra, marcado por las altas ambiciones del programa económico Nacional-Liberal y los desequilibrios económicos de la economía de guerra, a saber, inflación, depreciación de la moneda, deuda y economías más cerradas.

Los debates económicos internacionales en ese momento en foros oficiales se centraron en restablecer la estabilidad monetaria de preguerra, esfuerzo en el que Rumania, miembro del bloque aurífero de la Unión Latina, se suma, aunque con la mayor parte de sus reservas de oro confiscadas por la Unión Soviética. Rusia, después de haber sido enviada allí para su custodia en 1917, cuando Alemania y sus aliados invadieron más de la mitad del país, nunca logra realmente establecer la paridad de antes de la guerra y devalúa su moneda varias veces. El segundo gran tema fue el restablecimiento de los flujos comerciales y de capital en el contexto de la posguerra, que en la práctica está íntimamente ligado al primer tema. Las propuestas más ambiciosas a este respecto, consideradas hoy como antecedentes ​​de la Unión Europea, pedían una zona de libre comercio en toda Europa o incluso una unión aduanera en toda Europa. El área del antiguo Imperio Habsburgo o Austro-Húngaro, que en parte también cubre el Reino de Rumania, se da con mayor frecuencia como ejemplo en estas propuestas de los efectos económicos perniciosos de la fragmentación nacional, mientras que destacados economistas austriacos, que trabajan dentro o fuera de las oficinas de la Liga de Naciones, como Gottfried Haberler o Fritz Machlup, sentarán las bases de la teoría moderna de la integración económica. No obstante, ningún Estado estaba realmente dispuesto a desmantelar por completo los numerosos controles, regulaciones y restricciones implementadas durante la guerra y que ahora servían a varios electorados.

Al margen de estos dos temas principales, se produce un tercer gran debate económico en Ginebra, donde estaban ubicadas las oficinas de la Liga de Naciones, que enfrentaban los intereses de los países desarrollados o industrializados y los de las economías agrarias o menos desarrolladas, que eran representados principalmente por los países de Europa Central y Oriental y los de América Latina, aunque también estuvieron involucrados los países del Sur de Europa, unos contra otros en relación con términos de intercambio injustos (6). El problema se agravará durante los años de entreguerras por la combinación inestable de políticas en los países industrializados, donde la insistencia ortodoxa en tipos de cambio fijos de patrón oro y el libre flujo de capital al estilo de fines del siglo XIX cohabitaban con un sistema desorganizado de crecientes controles, restricciones comerciales y preferencias coloniales, lo que dificulta a los países exportadores de productos básicos preservar su estabilidad macroeconómica. Estas son las circunstancias en las que la teoría de Manoilescu gana prominencia internacional. Prometió a los países en desarrollo una forma de tomar el control de su destino económico y la esperanza de cerrar la brecha con las economías desarrolladas o al menos volverse más autosuficientes. El hecho de que capturara el sentimiento cada vez más volcado al interior de las fronteras y nacionalista en todas partes en los años antes y después de la Gran Depresión fue parte de su atractivo y constituye aún hoy un testimonio intelectual notable, esencial para comprender ese período turbulento. 

“Esta simple observación se generaliza en lo que se conoce como la constante de Manoilescu o la relación de Manoilescu: la productividad de la industria es siempre más alta que la productividad de la agricultura. En consecuencia, una política de industrialización se justifica por motivos económicos”.

Más allá de Ricardo 

La teoría de Manoilescu comienza con un conjunto empírico de observaciones. Los bienes agrícolas, pero también los productos básicos en general, tienen un valor por unidad de hora trabajada más bajo que los bienes industriales, ya que una producción más alta implica costos promedio más altos o ingresos promedio más bajos. Esta simple observación se generaliza en lo que se conoce como la constante de Manoilescu o la relación de Manoilescu: la productividad de la industria es siempre más alta que la productividad de la agricultura. En consecuencia, una política de industrialización se justifica por motivos económicos. Una política proteccionista cuasiautárquica como medio para lograr la industrialización no es una tontería, ya que el costo de oportunidad de los aranceles no es el excedente del consumidor renunciado como en la teoría ortodoxa, sino la producción de valor agregado renunciada creada por la existencia del arancel. El argumento de la ventaja comparativa asume un modelo simple de dos bienes y dos precios, mientras que el argumento generalizado de Manoilescu revela un modelo de dos bienes y cuatro precios, en el que perseguir la prescripción convencional de la ventaja comparativa es una solución subóptima. Al igual que en la macroeconomía de Keynes, la premisa oculta del argumento era la existencia de recursos subdesarrollados, más que subutilizados, como el capital humano, los conocimientos técnicos y los ahorros. Este no fue siempre el caso, aunque desde la década de 1860 Rumania contaba con una serie de políticas educativas, que incluían educación primaria obligatoria, buenas escuelas secundarias en las ciudades, programas de alfabetización y cultura popular en áreas rurales, así como una élite con educación occidental privada o pública. que en los años de entreguerras se estaba reproduciendo y manteniendo una vida universitaria, cultural y científica pequeña pero animada con estándares comparables, de la cual Manoilescu (y muchas otras personalidades) fue producto (7)

Resultados no concluyentes 

Aunque el programa autárquico de Manoilescu nunca se aplicó sistemáticamente en Rumania, el programa nacional-liberal más asistemático “A través de nosotros”, del que se inspiró para su modelo abstracto, fue la política dominante en los años de entreguerras, con la excepción del inoportuno cambio de política del gobierno Nacional Campesino, cuando en medio de la Gran Depresión, con el proteccionismo desenfrenado en todo el mundo, Rumania realmente intentó su programa de liberalización de “Puertas Abiertas”. Y a pesar de las muchas críticas que se pueden formular contra esta política proteccionista de desarrollo industrial durante este período convulso y complicado, lo cierto es que en 1938 la industria, los servicios y la construcción superaron la marca del 50% en la producción nacional (8). En unas tres décadas, marcadas por una guerra costosa y una depresión mundial, el país se transformó de un país esencialmente agrario, con una economía básicamente del ferrocarril al puerto, a un país agroindustrial, con algunas industrias de vanguardia y sorprendentes productos industriales como el tan admirado y temido avión de combate IAR-80, producido localmente y destruido por los soviéticos hasta su última pieza. Es cierto que la serie del PIB reconstruida (9) de la época muestran una tasa de crecimiento per cápita exigua, casi plana, durante el período, con grandes desviaciones de la media, lo que hace muy difícil evaluar el efecto endógeno de la política, pero no se discute el cambio relativo en su composición. 

Contactos fascistas 

El propio Manoilescu fue una figura controvertida, pomposa y algo excéntrica incluso en su propio tiempo, aunque sigue siendo el economista más influyente, en su mayoría olvidado y desacreditado, que Rumania ha producido hasta ahora. Pasó de ser un aburrido brillante ingeniero, intelectual y alto funcionario civil a un exitoso intrigante político, influyente y figura política no siempre exitosos, aunque nunca con una gran cantidad de seguidores propios.

Pese a que comenzó como una especie de Vintilă Brătianu neoliberal, trabajando para el primer gobierno liberal posterior a la Primera Guerra Mundial, desdeñó, como muchos intelectuales de su tiempo, especialmente uno proveniente de boyardos rurales en las tierras bajas del sur de Moldavia, a la llamada oligarquía liberal organizada en torno a la familia Brătianu y entró en política junto con el mayor rival del Partido Liberal a principios de la década de 1920, el Partido Popular formado por el mariscal Alexandru Averescu, un héroe de guerra retirado.

Al igual que varios intelectuales rumanos y europeos en general, pronto desarrolló simpatías y admiración por el régimen de Mussolini, sobre el cual teorizó en forma extensa y original. Lo consideró inspirador por su aparente eficacia para abordar los desafíos y superar las contradicciones de la economía y la sociedad modernas, un próximo paso lógico en la historia de la organización política y social. Y, como ha demostrado el economista político Philippe C. Schmitter, partes de sus ideas corporativistas han perdurado hasta el día de hoy, aunque de forma democrática, en los múltiples organismos que reúnen a funcionarios gubernamentales, empresarios y sindicatos de trabajadores que existen en toda Europa y constituyen una marca distintiva del capitalismo continental de fines del siglo 20. 

En 1930, apoyó el regreso al trono del príncipe Carol (el futuro rey Carol II), a quien conocía personalmente desde sus años escolares y que fuera desheredado en 1926, durante el gobierno liberal de Ionel Brătianu. Esto le valió una efímera carrera política con el Partido Nacional Campesino, el partido en el gobierno de la época, que bajo el liderazgo de Iuliu Maniu prácticamente permitió lo que se conoció como “la restauración”, del cual salió después de una pelea con Virgil Madgearu, principal economista del partido. Durante un tiempo, a principios de la década de 1930, Manoilescu fue considerado miembro del estrecho círculo de colaboradores del rey Carol II, la camarilla, como la conocían sus críticos. Sin embargo, los dos no se llevaron bien por mucho tiempo. Como gobernador del Banco Nacional de Rumania en 1931, se negó a rescatar un banco rumano muy importante y emblemático de la época, Marmorosch, Blank & Co Bank, que, según los rumores políticos y las especulaciones de la prensa febril de la época, lo puso en contra del rey Carol o los supuestos intereses de los amigos del rey en el asunto.   

En cualquier caso, Manoilescu se movió más hacia la extrema derecha, fundó su propio insignificante Partido o Liga Corporativista y a fines de la década de 1930 se convirtió en patrocinador del movimiento Legionario, justo cuando el rey Carol II comenzaba a reprimirlo con fuerza. En 1940, cuando el régimen schmittiano del rey Carol II se estaba desmoronando, se le asignó sin embargo el papel de chivo expiatorio de negociar con Bulgaria el llamado Arbitraje de Viena orquestado por Mussolini y Hitler, cuya intención oficial era revisar las tan publicitadas injusticias de la Paz de Versalles en el sureste de Europa, lo que provocó la pérdida de dos condados rumanos costeros. El vanidoso Manoilescu cumplió el rol con la esperanza aún más vana de evitar una pérdida territorial mucho mayor hacia Hungría en negociaciones diktat paralelas. Como otros altos funcionarios expertos, continuó desempeñándose en esta capacidad durante el régimen del general Ion Antonescu, aunque su manejo de la crisis existencial del país en el verano de 1940, con las consiguientes pérdidas territoriales en los tres frentes, dañó su reputación incluso con los socios de la coalición legionaria pronazi de corta duración del régimen militar de Antonescu.

Cuando Rumania rompió su alianza con Alemania y prácticamente comenzó la ocupación soviética (que primero movió equipos industriales importantes, a veces incluso plantas enteras, y luego extrajo cantidades importantes de recursos naturales (desde granos y petróleo hasta uranio) del país como reparaciones de guerra a través de una serie de empresas conjuntas durante aproximadamente una década) figuró entre el primer grupo de políticos y funcionarios de alto rango en ser arrestado. Logró escribir sus Memorias durante un breve período de liberación, antes de ser encarcelado por el régimen comunista rumano títere instalado por los soviéticos en la infame cárcel de Sighet, donde perecerá varios años después, sin juicio y enterrado en una tumba sin nombre, como muchas otras figuras políticas de la época de diferentes convicciones.   

“Su teoría del desarrollo industrial por sustitución de importaciones, basada en la experiencia rumana anterior a la Segunda Guerra Mundial, fue en realidad una política generalizada en todo el mundo en desarrollo en las décadas de 1950 y 1960”.

Olvidado y recordado 

El mayor legado intelectual de Manoilescu hoy se encuentra fuera de Rumania, en particular en Brasil, donde el régimen de Getúlio Vargas de fines de la década de 1930 adoptó sus ideas como política económica oficial, aunque su influencia operativa no oficial, que sería muy interesante de investigar sistemáticamente, es mucho más grande y puede detectarse en una variedad de países más allá de América Latina, desde la India poscolonial hasta, en cierto sentido, la política económica china contemporánea. Su teoría del desarrollo industrial por sustitución de importaciones, basada en la experiencia rumana anterior a la Segunda Guerra Mundial, fue en realidad una política generalizada en todo el mundo en desarrollo en las décadas de 1950 y 1960 y es paralela a la más exitosa política de industrialización y promoción de exportaciones japonesa y, en general, de Asia oriental, particularmente en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día es esencialmente desconocido en lugares como Estados Unidos o Gran Bretaña, donde la gente esperaría encontrar toda la sabiduría de la economía disponible de forma legible, olvidado en Francia y Alemania, donde publicó sus principales trabajos, mientras que en Brasil todavía se le enseña en los departamentos de economía y constituye un nombre familiar entre los intelectuales y los responsables de la formulación de políticas económicas. En Rumania, parece en la superficie de las cosas casi tan olvidado como en cualquier otro lugar salvo Brasil; no hay libros publicados sobre él o sus ideas, solo información dispersa aquí y allá, y muy pocos académicos, prácticamente ninguno destacado, que realmente pretenda continuar o comprometer su legado intelectual; pero los vestigios de su vida y pensamiento todavía están aquí e inevitablemente resurgen de vez en cuando, generalmente con alguna controversia con respecto a su antisemitismo, como cuando el Banco Nacional de Rumania emitió una moneda de colección en abril de 2016 con la efigie de Mihail Manoilescu, como parte de una serie que conmemoraba a sus pasados ​​gobernadores. 

Reimpresión comunista 

La reaparición más notable tuvo lugar durante el régimen comunista de Nicolae Ceaușescu y prácticamente todos el conocimiento y usos que existen actualmente en Rumanía con respecto a la teoría de Manoilescu se remontan a este período. Después de negarse a participar en, e incluso condenar públicamente, la invasión de Checoslovaquia por el Pacto de Varsovia en 1968, Ceaușescu buscó distanciar a la Rumania comunista de la hegemonía de Moscú. Internamente, esto significó sobre todo una política de desovietización cultural y rehabilitación de los valores nacionales, que en realidad comenzó tímidamente bajo su predecesor, Gheorghe Gheorghiu-Dej, poco después de la exitosa negociación de la retirada de las tropas soviéticas del territorio rumano en 1958, pero sin ninguna reforma real y profunda del sistema comunista como tal.

Externamente, inauguró un período de diplomacia multilateral, también iniciado por Dej con una declaración equidistante sobre el conflicto de liderazgo chino-soviético dentro del Bloque Comunista, que incluyó, entre otras cosas, la excepcional adhesión de la Rumania comunista al FMI y al Banco Mundial en 1972, con la condición de país en desarrollo, el mismo grupo de países que cubre América del Sur, los cuales apreciaron y utilizaron en gran medida las ideas de Manoilescu en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), una organización que finalmente cumplió una iniciativa de 1939 formulada por primera vez en la Liga de Naciones en Ginebra.

El distanciamiento de Moscú y la apertura de la Rumanía comunista a Occidente y al resto del mundo a finales de los años sesenta y setenta le dio al régimen de Ceaușescu acceso al crédito en dólares, transferencias de tecnología y mercados extranjeros para llevar a cabo un ambicioso programa de industrialización. Aunque el régimen nunca abandonó la planificación central y las referencias al estilo soviético, la desovietización cultural junto con el compromiso económico de Occidente y el Tercer Mundo permitió y, de hecho, hizo necesaria, la recuperación de algunas ideas y prácticas económicas clave que guiaron la política y pensamiento económico precomunista de Rumania. Ya en 1965, incluso antes de que Ceaușescu asumiera la sucesión, el régimen comunista rumano se movilizó para rechazar la propuesta de un economista soviético, el llamado Plan Emil Valev, para la integración económica de Europa del Este y la Unión Soviética, la COMECOM (10),basada en el principio de especialización de la producción, que habría convertido casi la mitad de la Rumanía posterior a la Segunda Guerra Mundial en una periferia agrícola de Moscú. El hombre asignado para demoler intelectualmente el Plan Valev por el Politburó rumano fue Costin Murgescu, un historiador económico con un pasado ideológico juvenil de legionario convertido en comunista. En 1967, también se le encomendará la dirección de un nuevo instituto de investigación económica directamente subordinado al Ministerio de Comercio Exterior y Cooperación Internacional, que pronto se conocerá como Instituto de Economía Mundial, donde se desarrolló la mayor parte del pensamiento económico para la última parte del período comunista y donde se capacitó a la mayoría de los funcionarios civiles de alto rango que continúan ocupando cargos importantes de toma de decisiones hasta hoy.

El libro principal de Manoilescu se reimprimió allí en 1986, en un momento en que el régimen, sin embargo, se embarcaba en una política autárquica que resultaba sumamente costosa desde el punto de vista social. La crisis del petróleo de la década de 1970 y la caída del régimen del Sha en Irán, con quien la Rumania comunista mantuvo buenas relaciones; el aumento de las tasas de interés de sus pasivos en dólares, cuando Paul Volcker (****) comenzó a controlar la inflación; la pérdida de la buena voluntad estadounidense hacia el régimen de Ceaușescu creada durante las maniobras diplomáticas de Henry Kissinger para poner fin a la guerra de Vietnam y la subsiguiente distensión, debido a su decepcionante historial de derechos humanos; y el aumento de la competencia de los países exportadores del Este de Asia ascendentes, baratos e innovadores en los mercados del Tercer Mundo, todos se combinaron a principios de la década de 1980 para obligar al régimen comunista rumano a seguir lo que hoy se llamaría una política de austeridad extrema. A diferencia de las economías capitalistas, la austeridad, es decir, recortar el gasto público actual para reembolsar o controlar los gastos de deuda incurridos, no significó desempleo y quiebras, sino escasez crónica de bienes y un deterioro de su calidad. Sin embargo, la marcha hacia la industrialización, inspirada en el dogma marxista-leninista, pero ahora reforzada con algunas de las consideraciones de Manoilescu y otras consideraciones precomunistas, no fue abandonada. Por el contrario. La nueva política presuponía no solo la liquidación forzosa de asentamientos rurales y la construcción de lujosos centros cívicos, sino que, después de pagar toda la deuda en dólares adquirida durante el período de distensión, significó seguir una política en su mayor parte planificada otorgar crédito a los países del Tercer Mundo por las importaciones rumanas (pese a que hasta hoy, según se registra, hay algunas deudas impagas de la era de Ceausescu en los registros financieros del Estado de países como Libia, Cuba, Vietnam, etc.). Esta economía de escasez de consumidores es lo que muchos piensan que finalmente provocó la caída del régimen de Ceausescu, mientras que la independencia financiera tanto del dinero soviético como occidental es lo que algunos piensan que retrasó la transición posterior a 1989 hacia la economía de mercado en el país en comparación con sus vecinos del noroeste. Este fracaso económico de la transición rumana se puede medir de manera bastante sencilla: desde un nivel de PIB per cápita prácticamente igual, o de hecho un 4,76% más alto, en 1989 en comparación con el de Polonia, el país estaba en 2017 alrededor de un 12,97% por debajo de él, según estadísticas actuales del Banco Mundial (11)

El elefante en la habitación 

Los llamados más bien populistas a la protección del capital rumano y a una Nueva Política Industrial Nacional, realizada in crescendo durante los últimos años por el Partido Socialdemócrata, a menudo secundado por el Partido Liberal Nacional, o facciones independientes de este que actualmente comparten el poder del gobierno, rara vez o nunca se refieren directamente al programa nacional liberal precomunista de desarrollo industrial, al trabajo de Manoilescu o al uso que hace el régimen comunista de algunas de sus aplicaciones en sus asuntos internacionales, aunque hay una inquietante similitud en juego. Sin embargo, muchas de las personas que plantean estos argumentos en la actualidad son en realidad exalumnos y profesores jóvenes que lo leyeron y editaron en los años setenta, ochenta e incluso principios de los noventa, y que deberían estar muy al tanto de la historia económica de Rumania, ya que son en parte y hasta cierto punto sus últimos protagonistas. Así, Cristian Socol, principal defensor de una Nueva Política Industrial Nacional, no menciona ni a Manoilescu ni a los rudimentos de la planificación industrial realizada en su época, poco antes y durante la Segunda Guerra Mundial, que involucró a otro destacado economista rumano llamado Nicolae Georgescu-Roegen, prefiriendo en cambio publicitar sus consejos sobre políticas con las experiencias más prestigiosas de Francia y Holanda de la Segunda Guerra Mundial, o en el mejor de los casos con una referencia de pasada a los desarrollos brasileños posteriores de sus ideas, aunque los observadores expertos pueden leer fácilmente entre líneas.   

Y no ayuda en absoluto que la recientemente rebautizada Comisión Nacional de Estrategia y Pronósticos, que se supone cumple las funciones indicativas de planificación y previsión de instituciones equivalentes fundadas por Jean Monnet y Jan Tinbergen en el apogeo de la planificación estratégica, haya sido dotada de personal por parte del gobierno socialdemócrata de Viorica Dăncilă, con un comité de exmiembros del Consejo de Planificación del Estado de la era comunista, institución de tipo muy diferente, cuya planificación era imperativa, sustituyendo el mercado sin complementarlo ni orientarlo. La congelación intelectual de la era comunista, seguida de una transición disfuncional y bastante decepcionante, impidió un desarrollo significativo, y durante mucho tiempo incluso el reconocimiento, de la teoría, o prácticamente de cualquier teoría, en Rumania, pero muy pocos de esa generación realmente lo disputarían de forma crítica su legado. En un país sin una cultura y clase empresarial capitalista históricamente fuerte, el estatismo y el dirigismo tienden a ser, por defecto, la ideología económica preferida de las élites, a pesar de los coqueteos poscomunistas bastante limitados, por circunstancias y necesidades, con la ideología del libre mercado.

Mientras tanto, la teoría y la política económicas se han enriquecido incluso en lo que respecta a la política de desarrollo industrial, ofreciendo razones bastante ortodoxas basadas en fallas de coordinación, problemas de información y economías de aglomeración para que el gobierno manipule los resultados del mercado, mientras que la adhesión de Rumania a la Unión Europea (que, en esencia, consiste en una unión aduanera y un mercado común) hace que el énfasis tipo Manoilescu en los aranceles y las restricciones a la inversión extranjera directa como instrumentos de política sea bastante problemático de perseguir a nivel nacional, al menos dados los compromisos internacionales actuales, lo que subraya las limitaciones de la experiencia pasada.

Notas

(*) Economista argentino y exdirector de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).
(**) La Guardia de Hierro o Legión del Arcángel San Miguel, movimiento fundado en 1927 – N. del T.
(***) Comunidad de producción y residencia teorizada por el socialista utópico francés Charles Fourier como base de su sistema social – N. del T.
(****) Economista estadounidense y director de la Reserva Federal durante las presidencias de Jimmy Carter y Ronald Reagan, de 1979 a 1987 – N. del T.

(1) En el sentido en que Luiz Carlos Bresser-Pereira, uno de los continuadores brasileños de los últimos días de la teoría de Manoilescu, habla de Macroeconomía del desarrollismo

(2) El novelista portugués ganador del premio Nobel, José Saramago, describe la emoción producida por el economista rumano en uno de esos eventos en su novela El año de la muerte de Ricardo Reis, loque puede dar al lector una pista de por qué las teorías de Manoilescu fueron más aceptadas y desarrolladas en Brasil.  

(3) El libro de Manoilescu de teoría y economía política, El siglo del corporativismo (1936), fue respaldado con bastante entusiasmo por el líder fascista italiano como la descripción fiel de la economía política de la Italia fascista.  

(4) Manoilescu colaboró ​​y publicó en la revista del Kiel Institute für Weltwirtschaft, la principal institución de investigación económica internacional de Alemania y la más antigua del mundo. Raúl Prebisch leyó su trabajo allí.

(5) La división entre los nuevos o neoliberales y los viejos liberales en la Rumania de principios del siglo 20, que está marcada por el libro de Ștefan Zeletin, Neoliberalismo (1927), no era una división entre generaciones biológicas, ya que Mihail Manoilescu y Gheorghe Tașcă, por ejemplo, eran básicamente de la misma edad e incluso provenían del mismo condado, pero más una división entre dos generaciones de liderazgo al frente del Partido Liberal Nacional a principios de siglo. En cualquier caso, Zeletin da una explicación rumana de la transición visible en toda la Europa continental, y más tarde también en Gran Bretaña, de una ideología liberal del laissez faire a una más proteccionista e intervencionista.   

(6) En el caso de Rumania, por ejemplo, la relación entre el valor de una tonelada métrica de exportación y el valor de una tonelada métrica de importaciones cae de un rango de 0,20 a 0,35 entre 1901 y 1915 a un rango de 0,06 a 0,19 entre 1919 y 1937, v. Andrei, Tudorel (ed.), România, un secol de istorie: date statistice , Editura Institutului Național de Statistică, Bucarest, 2018, p. 407. 

(7) Así, por ejemplo, la tasa de alfabetización, a pesar de las persistentes disparidades regionales, saltó del 19,6% de la población en 1899 al 61,8% en 1930. Solo el 1,1% de la población (1,4% hombres, 0,6% mujeres) tenía una educación universitaria ese año.

(8) Según la Encuesta Económica de Europa, publicada en Ginebra en 1949, en 1938 la participación de la industria en la renta nacional de Rumanía era del 16,9%, la de los servicios del 39%, la construcción del 5,6% y la agricultura del 38,4%. El valor neto de la producción industrial rumana se calculó en 253 millones de dólares a precios de 1938.

(9) Series de datos históricos de Axenciuc (2012) y Maddison (2018). También Voinea, Liviu (ed.), Un veac de sinceritate. Recuperarea memoriei pierdute a economiei românești 1918-2018, Editura Publica, Bucarest, 2018.  

(10) El Consejo de Asistencia Económica Mutua, la organización económica del Bloque del Este, fundada por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas en 1949 como respuesta al Plan Marshall estadounidense y las últimas iniciativas de Europa Occidental.

(11) Ambas cifras están expresadas en precios actuales de dólar estadounidense, como se encuentran en los datos de las cuentas nacionales del Banco Mundial y en los archivos de datos de las cuentas nacionales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Títulos relacionados: